Carpe diem, la erupción del Vesubio – Año 2009

La erupción del Vesubio - Año 2009

Carpe diem, la erupción del Vesubio. Técnica mixta sobre lienzo polvo de piedra lavica. 150 x 110 x 5 cm - 2009 - Argentina

La obra relata la erupción del volcán Vesubio que destruye las ciudades de Pompeya y Ercolano, la dos, en la Roma Imperial, eran  ciudades de veraneo cerca el mar mediterráneo en la zona de Nápoles.

La obra retrae el instante en el cual Plinio el Viejo, antiguo historiador romano, divisa, desde muy lejos, la física explosión en la cumbre del volcán, un estallido de luz en el centro de la composición y la lava incandescente que baja rápidamente entres chispas de fuego y partículas de vapor que envuelven parte de la composición.

En estas condiciones no representa un peligro para el, pero su curiosidad científica le hace cometer el tremendo error de embarcarse por acercarse a estudiar el fenómeno natural que ocasionara su muerte.

La obra condena la indiferencia y la ambición mezclada a la inconsciencia que representan el origen de todos los males del mundo. El hombre moderno alcanza a divisar la erupción, el desastre y la devastación y se comporta como si fuera un problema ajeno, finalmente acepta la realidad con ambición porque les conviene y inconscientemente se acerca sin darse cuenta al báratro.

La respuesta que propone el artista se encuentra en una máxima romana en latín que recita: carpe diem: coged el instante.

Enfatizando  la importancia de vivir en el presente porque el pasado ya paso y el futuro todavía no existe, sin embargo solo en el presente se puede actuar, aprendiendo del pasado para crea un futuro mejor, esta toma de conciencia es la única forma que el hombre puede  salvar su mundo y crear futuro.

Esta entrada fue publicada en Iconología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


seis × 5 =