ATON, el dios sol, corazón y motor del universo – Año 2008

ATON, el dios sol, corazón y motor del universo

Tecnica mixta sobre lienzo 170 x 170 x 5 cm

Akenaton el faraón más contradictorio de Egipto, 1800 anos, antes de Cristo, plantea la primera forma de monoteísmo de la historia antes de la cultura judía y cristina.

El dios único que impone a su pueblo es Aton el sol en virtud del hecho que cuando aparece crea la luz y una realidad, cuando desaparece todo queda en la oscuridad.

Akenaton también plantea que bajo el sol todos somos iguales, porque en su presencias existimos y en su ausencia desaparecemos, por eso muere envenenado a mano de la casta sacerdotal tradicional y su memoria visual diseminada por todo el imperio viene cancelada a golpe de martillo y cincel para que la posteridad se olvide de él y su revolución.

La artista con su personalidad solar se proclama seguidora de Akenaton y se identifica con el culto al sol destacando su capacidad de crear vida, el rojo en movimiento representa el latido del corazón y la sangre que fluye en un ser vivo, el grafiti centran en forma de huevo representa Akenaton y la creación de un monoteísmo panteístico, el goteo rojo su muerte y la cancelación de su presencia física, su aura persiste hasta hoy y no encontramos con ella meditando sobre su silueta luminosa parada a la derecha e la obra.

La obra reflexiona también sobre el papel del artista que como Akenaton tiene que plantear revoluciones viables para que la historia le otorgue un lugar en la memoria colectiva, lograr este objetivo implica un esfuerzo de búsqueda, motivaciones, experimentalismo y sacrificios que muy pocos están dispuestos a cruzar, porque la mayoría se dejan seducir de las modas y las exigencias de mercado.

Esta entrada fue publicada en Iconología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 1 = ocho