Carolina Jaramillo, de la evidencia a la geometría, luz, expresividad y materia

La progresión pictórica de Carolina Jaramillo la conduce hacia la iluminación de la energía, es decir que, partiendo de una obra geométrico-abstracta, se interesa por la luz, por el centro equidistante, por la evidencia de la serenidad interior, sin abandonar los colores cálidos y envolventes para conectar con la luminosidad, no solo de cariz plástico sino espiritual.


Su pintura es geométrica, combina la fuerza expresiva del abstracto con la precisión de la geometría y la búsqueda del yo interior mediante la representación de mándalas y otras estructuras geométricas.

Es una artista que no renuncia a la consecución del equilibrio a partir de lo fundamental, que es la consciencia de la existencia en todos sus órdenes. De ahí que, en consecuencia, su pintura aglutine componentes sutiles y envolventes, sensuales y sugerentes, expresivos, a veces, incluso, tensionados, con otros que son iluminados, porque busca transmitirnos el resplandor, la fuerza del color que le transporta hacia el centro de su propio yo.

Temperamental y dinámica, algo contradictoria, pero, claramente apasionada por la existencia y el caos, supera el desorden a partir de su evolución hacia la consecución de la explicación del enigma que encierra el mundo.

Nos envuelve con sus interrogantes, porque es fuego, buscando la materia, a partir de la densidad, empleando la forma, valiéndose de la estructura, insertándose en el centro de la composición, para determinar su capacidad espacial, siendo aire en el procedimiento, materia en el desarrollo, fuego en el color y agua en la expresividad de la densidad de tonos y cromatismos diversos.

Expresiva, asimétrica, supera el asimetrismo a partir de su intencionalidad mandálica, gracias a su búsqueda constante de la geometría como acto de amor supremo, como evidencia última de la pintora colombiana que apuesta por la experimentación, dentro de un posicionamiento claro, eligiendo un discurso valiente, contundente, porque es parte de sí misma, producto de un interior preocupado por el desarrollo de la vida y su motivación plástica elocuente.

Aporta a la pintura contemporánea la explosión del color en su búsqueda geométrica interior, que se refleja en el exterior, pero que parte de un camino derivado con claridad de la luz celeste que invade todo lo creado en los infinitos sistemas de los universos existentes.

Joan Lluís Montané
Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

Esta entrada fue publicada en Crítica. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Carolina Jaramillo, de la evidencia a la geometría, luz, expresividad y materia

  1. Ethica dijo:

    Thanks for the isignht. It brings light into the dark!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


2 + = cuatro